Opinión

[OPINION] Quebrada Cabritería amenazada por “toma de terrenos” de alto valor ecosistémico (Carlos Vásquez Leiva)

Localizada entre los cerros Placeres, Barón y Rodelillo, y con más de 4 km de extensión y sobre 90 hectáreas, la Quebrada Cabritería es una de la más extensas y de mayor superficie de la ciudad de Valparaíso.

Si la observamos en retrospectiva, originalmente formaba parte de una sola unidad geográfica en lo que hoy se conoce como Santuario de la Naturaleza «Palmar El Salto», y que con la construcción de la ruta Agua Santa y posterior construcción del complejo habitacional Juan Pablo II, quedó completamente aislada de la zona santuario. Además, se sitúa a escasos metros de la “Zona de Transición” del Corredor Biológico La Campana-Peñuelas.

Localización del Área Verde municipal Quebrada Cabriteria.

Localización del Área Verde municipal Quebrada Cabritería.

Pese a estar inserta entre grandes conglomerados urbanos de la ciudad, ha permanecido inalterada en su parte superior caracterizada por una abundante biodiversidad de flora y fauna nativa, con presencia de árboles endémicos originarios de la Zona Central, tales como: Jubaea chilensis (Palma Chilena) en categoría de conservación de “En Peligro” (a extinguirse), Peumus boldus (boldos), Criptocarya alba (Peumos) y Quillaja saponaria (quillayes). También se han identificado especies de Citronella mucronata (naranjillo), en categoría de conservación -Vulnerable- a la extinción entre muchas otras del bosque esclerófilo del clima mediterráneo.

A lo anterior, se suma la presencia de más de 30 especies de avifauna, destacando rapaces como Parabuteo unicinctus (Peuco), Geranoaetus polyosoma (Aguilucho), Glaucidium nanum (Chuncho), Falco sparverius (Cernícalo), y las endémicas Cytalopus fuscus (Churrín del Norte) y Pseudasthenes humicola (Canastero). También se ha encontrado el marsupial Thylamys elegans (Yaca), especie en categoría de “Vulnerable”.  Toda esta diversidad está sostenida por un curso permanente de agua natural de carácter superficial en toda su extensión, lo que la convierte en un humedal urbano.

Dada su relevancia ambiental para la ciudad puerto, en 2018 el municipio clasificó en la modificación parcial del Plan Regulador Comunal (PRC) la totalidad de la Quebrada Cabritera como “Área Verde”, siendo un hito histórico en el avance por la conservación de tan valioso sitio natural y su pronta consolidación como Parque Urbano Natural, considerando que la comuna de Valparaíso posee la preocupante cifra de 1,02 metros cuadrados de área verde por habitantes, muy por debajo de los 10mt2/hab. que propone y recomienda el Consejo Nacional de Desarrollo Urbano (CNDU).

DEL VALOR AMBIENTAL A LA FALTA DE PROTECCIÓN REAL DEL SITIO

Desde el inicio de la pandemia producto del COVID 2019, se ha observado un sostenido avance de tomas de terreno en el borde superior y algunas laderas de la Quebrada Cabriteria, instalando mediaguas y casas, y cercando diversos sitios del área verde municipal, la cual le pertenece a todos los habitantes de la comuna y el país.

En una reciente visita realizada por la “Red del Parque Cabritería”, se constató que esta toma está llegando a los lugares con mayor diversidad de especies nativas y con mejor estado de conservación, sobre todo para la Palma Chilena. Esto es impresentable para un Área Verde, ya que el daño podría ser irreparable a corto plazo. También debemos considerar el riesgo de incendio y de deforestación de especies nativas, que aumentará con la presencia de actividad humana cotidiana y sin las condiciones mínimas de urbanización como agua potable, alcantarillado y energía eléctrica, así como el retiro de aseo, por mencionar algunas.

Frente a esta amenaza, el 1 de junio del 2020 la Red de Parque Cabriteria realizó una denuncia a la municipalidad informando de la problemática. En respuesta, la institución se comprometía a cumplir la normativa del área verde, la cual indica que se puede construir hasta un 20% de la superficie total solo con infraestructura complementariapor lo que no se permite el asentamiento humano permanente, esto quiere decir no se permite localizar casas particulares en su interior.

A la fecha no ha habido avance, por el contrario, las tomas avanzan con celeridad, poniendo en riesgo la idea de un parque natural y aumentando la posibilidad de desastres socio naturales. Además, se están incumpliendo los Instrumentos de Planificación vigentes de la comuna, siendo función municipal no solo administrar, sino que también hacer cumplir la normativa, con mayor razón si es la misma gestión, la que propuso esta zonificación de área verde.

Ante esto, y con fecha 17 de febrero de 2022, directivos de la Red Parque Cabritería, entregó una carta en Contraloría General de la República, solicitando pronunciamiento del Sr. Contralor, denunciando el incumplimiento de funciones y falta de respuesta a los reclamos por parte de la Municipalidad de Valparaíso a dicha organización.

Estamos conscientes de la urgente necesidad de vivienda que hay en la Región, lo que se constata en los múltiples campamentos y tomas comunitarias en sitios eriazos y abandonados, y reconocemos la importancia de que el Estado garantice el derecho a una vivienda digna para todos los habitantes, situación que está pendiente y debe ser solucionado de manera coordinada y eficaz. Pero, en lo que no estamos de acuerdo es en que, para dar solución parcial a este problema habitacional, la población se localice en áreas del territorio que no son las adecuadas para su asentamiento ya que son áreas de riesgos socioambientales, carecen de servicios básicos y va en desmedro, en este caso, de un sitio natural tan relevante.

Desde hace más de 5 años, diversos ciudadanos comprometidos con la conservación y proyección futura de “Cabritera”, hemos trabajado junto a vecinos y vecinas, para convertir este sitio en un Gran Parque Urbano Natural de la ciudad de Valparaíso, beneficiando no solo a quienes viven inmediatos al sector, sino que a toda la población de la ciudad y comunas vecinas.

Gracias a estar inserto en el área urbana, tiene muy buena conectividad y es de fácil acceso para ser visitado. Además, entrega servicios ecosistémicos como beneficios para la salud física y mental por el solo hecho de visitar este tipo de sitios naturales. Pensando a mediano plazo, contar con este tipo de áreas verdes será muy necesario para la ciudadanía, particularmente post pandemia, para la recuperación y esparcimiento de los habitantes.

Aún estamos a tiempo de que estos eventos no se traduzcan en una pérdida irrecuperable para los habitantes. El patrimonio no es solo arquitectónico, sino que también lo son sus ecosistemas originarios y, en ese ámbito, estamos bien al debe como sociedad, particularmente en esta región, por lo que hacemos un llamado de atención a quienes corresponda, para enfrentar y revertir esta situación. Es imprescindible que el lugar sea preservado, restaurado y proyectado a la ciudadanía.

Imagen abril 2020

Imagen abril 2020

Imagen noviembre 2021.

Imagen noviembre 2021.

Carlos Vásquez Leiva
Presidente del Colegio de Geógrafos y Geógrafas de la Región de Valparaíso A.G.
Vicepresidente COSOC Serviu Región de Valparaíso

Categorías:Opinión

Etiquetado como:,,

1 respuesta »

Deja un comentario