[CARTA] Seguro para medicamentos ambulatorios

· Carta a la redacción.

La ex subsecretaria de salud Paula Daza presentó una propuesta destinada a implementar un seguro para la cobertura de medicamentos ambulatorios, que pretende reducir entre el 60 y 75% de ese gasto para quienes se ven afectados. Esta propuesta viene desde la Universidad del Desarrollo y participaron en su elaboración ex directivos de FONASA del gobierno anterior.

Lo primero que llama la atención en la presentación de la propuesta es la inexistencia de un juicio a los precios actuales de los medicamentos, solo centrándose en el elevado gasto bolsillo de medicamentos. Es público y notorio que los precios de los medicamentos en Chile están por sobre la media y en muchísimos casos pagamos más (varias veces más) que en países desarrollados.

Una política de cobertura de precios de medicamentos es absolutamente necesaria en nuestro país, tan desigual en tantos aspectos. Pero dicha política sería insostenible con los niveles de precios que tenemos. Lo que se gastaría en medicamentos se dejaría de gastar en otras áreas igual de importantes.

Otro aspecto que llama peligrosamente la atención es que la mayoría (75%) de los medicamentos con cobertura serían “similares”, esto es genéricos, a los que sus fabricantes en muchos casos han decidido ponerle una marca para diferenciarlo de otros genéricos y producto de esta estrategia comercial elevan su precio, llevándolo más cerca de los denominados Innovadores que del resto de genéricos. Esto representa una distorsión brutal en los precios. Un ejemplo de ellos: Emergen (genérico de marca) 50 mg (B) x 30 cap. $20.000 aprox., el mismo medicamento y del mismo laboratorio y también bioequivalente pero sin marca vale solo $2.500 aprox. Según la propuesta, si este medicamento contara con cobertura, el usuario pagaría en el mejor de los casos por el similar de marca 5.000 pesos, el resto lo pagaríamos todos vía impuestos generales.

Para ser una primera propuesta en este sentido, creemos que no solo es insuficiente, sino que también va en sentido contrario a las necesidades del país. Una política de seguros debe hacerse cargo de la problemática de los precios para siquiera aspirar a ser sustentable y debe sí o sí evitar anomalías del mercado como son los “genéricos de marca” que son solo un negocio pues no aportan ningún beneficio terapéutico adicional.

Daniel Zapata Zapata
Patricio Novoa Valle

Categorías:Sin categoría

Etiquetado como:

Deja un comentario