[OPINION] Este 2019 enfrentaremos la corrupción para recuperar Valparaíso (por Matías Ossio)

Este 2018 vivimos un hito relevante en la lucha contra el abuso a Valparaíso, y en particular en lo referente a los cobros abusivos de las empresas de parquímetros. Sin dejar de mencionar que la pelea por desterrar estas empresas es de largo aliento, y que una evidencia de aquello es que hoy continúa vigente el contrato de Consorcio S.A., debemos destacar que el 10 de octubre del presente año se puso fin a las operaciones de la empresa Don Javier S.A., constituyéndose así un primer impulso para avanzar en terminar con el negociado de nuestras calles porteñas.

En dicha instancia, la administración comunal entregaba al Concejo Municipal los fundamentos de hecho y derecho para fundar con razones irrefutables el cierre anticipado y unilateral del contrato con dicha empresa, poniendo fin a uno de los “abusos legalizados” que han amarrado las administraciones anteriores de la Concertación y Chile Vamos. Igualmente, presenciamos e instamos a una mayoría de concejales a movilizarse por un objetivo superior: terminar con este abuso y velar por el beneficio de porteñas y porteños, dotando a bomberos de recursos permanentes.

Sin embargo, el alcance real de la medida aprobada mayoritariamente por 7 votos contra 3 no se reduce sólo al caso de los parquímetros, sino que abre el debate acerca de la conveniencia o no de la gestión privada de ciertos bienes comunales estratégicos. Así mismo, esta humilde pero estratégica victoria, constituye un precedente de como el movimiento social local, mediante una alianza amplia, puede contribuir con un grano de arena a la reivindicación de la soberanía ciudadana, transformando este abuso en una oportunidad para imponer el sentido común, y desnudando en dicho acto a un sector político que ha hecho de la practica de la corrupción su motivación política, mismo sector que no tiene la capacidad de entender que Valparaíso quiere autoridades que hablen de frente, que sean parte de la solución de los grandes problemas, y que sean capaces de fortalecer las economías familiares.

DON JAVIER MATÓ A DON JAVIER

La impugnación al abuso fue una clave para instar a las autoridades locales a frenar el aprovechamiento de estas empresas. Sin perjuicio de aquello, es la propia política de despojo de nuestras calles la que hoy fracasa en su afán desenfrenado de facilitar a privados la propiedad de las mismas.

La obtención de ganancias excesivas, versus una bajísima participación municipal en las mismas, sumado a una oferta de valor con nula retribución ciudadana y su localidad, originó condiciones de rechazo mayoritario y prescindencia del privado, extinguiendo en consecuencia la necesidad de requerir de dicho actor.

El “esfuerzo inútil” del modelo de negocio Don Javier S.A. lo retrató muy bien el periodista Mauricio Barrientos a principios de año en su columna denominada “Valparaíso, el negocio o negociado de los parquímetros”. El periodista en dicha oportunidad señaló que ”Don Javier S.A, desde que comenzó operaciones el 2012, con 700 cupos, pagaría mensualmente al municipio $6.704 por c/u, ósea $4.700.000 por el total de estacionamientos que gestiona. El pago a sus trabajadores ascendería a $13.000.000, sus gastos operacionales serían de $5.000.000, y obtendría ganancias mensuales por $45.000.000, es decir $540.000.000 anuales. Su licitación es hasta el 2047”.

Estos datos no concluían de explicar el exagerado beneficio privado en el caso, sino cuándo se remata por parte de Barrientos que sólo esta empresa habría recibido utilidades cercanas a los US 4.500.000 entre los años 2012 y 2017.

El caso de Don Javier S.A. nos demuestra cómo el mercado aveces es torpe en proponer prestaciones conformes a criterios de costo-beneficio con foco en el usuario. Además nos notifica y ratifica, que cuando a este no se le pone reglas claras, resulta hábil en penetrar y establecerse legal y políticamente al interior de la institucionalidad, imponiendo su beneficio de manera exclusiva y distorsionando así la finalidad inicial para la cual se le requirió.

Si consideramos ademas que esta predominancia del interés privado se sostiene únicamente mientras existan autoridades con capacidad suficiente para imponerse políticamente, es elemental que la extinción de la mayoría suficiente para garantizar la continuidad de dicha hegemonía termina tornando al abuso como la razón fundamental de la extinción de los cimientos que le permiten al propio privado continuar manteniendo una relación de subyugación al municipio. Así las cosas, Don Javier, y su debilitado apoyo, terminó por transformar a esta empresa en una “serpiente que en su voracidad se comió a si misma”,.

ENFRENTAR LA CORRUPCIÓN PARA RECUPERAR VALPARAÍSO

A lo largo de nuestras intervenciones durante el 2018 hemos recibido ataques personales y hostigamientos de diferentes maneras. Por ejemplo, el 24.09.18 se publicaron acusaciones falsas en referencia a un supuesto apoyo, respaldo e incluso financiamiento de nuestro movimiento por parte del municipio, según la opinión de un concejal involucrado en aprobar una de las tarifas de parquímetros más caras de Chile, nuestro movimiento estaba motivado por el propósito de desprestigiarlo, equivocándose gravemente al adjuntar públicamente mi información personal junto a sus injurias contra NO+AEPV en la red social de Facebook.

En un acto consecuente a sus intentos de que el tema de los parquímetros no se destapara, los concejales a cargo de la Comisión Mixta revisora de los contratos de parquímetros omitieron citar a nuestra organización en distintas sesiones, transgrediendo el mandato del Concejo Municipal y del propio Alcalde Sr. Jorge Sharp. También se señaló que nuestro movimiento tenía intereses políticos, que buscábamos gatillar una “carnicería política”, intentando burdamente distorsionar la opinión pública, y desviar el foco de las responsabilidades políticas no asumidas respecto de la aprobación de las modificaciones al contrato con la empresa Consorcio S.A. el 2014. Algunos concejales “se dieron el lujo“ de amenazar al propio alcalde en terminar en el acto con las obras de la Plaza O’Higgins, cosa que se sabe es imposible. Otros, en un intento desesperado de figuración se arrogaron la autoría de nuestra propuesta de que Bomberos se hiciera cargo de los parquímetros.

La corrupción reaccionó pero no ganó. Este sector político de concejales que “atornillan al revés”, que traban, que intentan figurar en los periódicos y medios locales y que se esconden detrás de sindicatos patronales no son la solución para los problemas de Valparaíso, sino el problema, pues han usado su autoridad para beneficiar empresas privadas y perjudicar a porteñas y porteños.

Este 2019 invita a quienes estamos indignados de los políticos sin vergüenza, a contribuir en enfrentar decididamente distintos abusos y a quienes los han posibilitado. Porque nuestro puerto no es pobre, lo empobrecieron autoridades corruptas.Opinion_MatíasOssio

 

Anuncios

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s