[OPINION] Adiós a la casa propia (por Aland Tapia)

Una encuesta de la Universidad Católica (Clapes), demostró que cade vez más los chilenos no están consiguiendo ser propietarios de una vivienda, sino sólo arrendatarios.

Si entre 1990 y 2011 la cifra de arrendatarios estaba entre un 16 y 18%, en la última década subió abruptamente a un 22% (2017), según el estudio. En palabras simples, pasamos de 1 de 5 viviendas para arriendo a casi 1 de 4.

El estudio explica esta tendencia por las condiciones del mercado (básicamente el valor del suelo), pero me temo que el gran y principal factor es la renta que no alcanza para calificar para un crédito hipotecario. Así, la opción del arriendo es la que va ganando terreno. Esto lo ha detectado con prontitud el mercado. La Cámara Chilena de la Construcción informó que 4 de 10 departamentos se venden para renta, es decir, personas que tienen dinero y compran para arrendar las unidades. Esa tendencia ha hecho que ese ente gremial esté presionando al Gobierno para que aumente los subsidios de arriendo, mientras algunas inmobiliarias construyen sólo para arrendar departamentos. Ahí está la ecuación perfecta.

No creo que haya un diseño premeditado, sino que la precariedad del empleo, los bajos sueldos y la acumulación de riqueza en un rincón está llevando a este escenario: la vivienda propia será cada vez más difícil de conseguir.

El actual sistema de ahorro con libreta está obsoleto, pues la gente retira parte se ese ahorro, muchas veces, por otra urgencia. Acá se debe innovar con otro mecanismo, por ejemplo, una cotización obligatoria mayor para familias jóvenes que les permita destinar ese monto para el pie de una vivienda. Sabemos que tocar el fondo de pensiones es cuesta arriba, pero hoy la cotización adicional del 4% que se propone podría ser llevada a vivienda para familias que no tienen casa propia. Eso es más urgente que la pensión y, dicho sea de paso, el mercado se está moviendo en la dirección de la renta, entonces un bien raíz es un seguro de vida que rentará más que un ahorro previsional, por lo que hay que innovar y dar salida a la crisis actual y creciente. Los primeros 5 años de cotizaciones podrían ser para el pie de una vivienda, eso movería con fuerza la economía del país de modo permanente. Luego, hay que apartar del lucro bancario el crédito hipotecario para primera vivienda de familias jóvenes, porque el mercado laboral es altamente fluctuante. Deben operar seguros que cubran algunos dividendos por año, y del lado del propietario tener incentivos para prepago y estabilidad laboral.

No permitamos que esta crisis se instale y cause un daño irreparable a las familias que están partiendo. La casa propia es un sueño, una aspiración de vida, como lo canta el trovador: “Hoy estamos de fiesta tenemos nueva casa y hay que inaugurarla como Dios manda. Hay de todo: asado, cazuela, champaña, vino blanco, del otro, mucha gente y la casa. La casa nueva: nuestra casa, fruto de tantos años llenos de penas blancas…”

Opinion_AlandTapia

Anuncios

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s