Piñera está fuera de la Constitución: Presenta tu amparo preventivo contra el toque de queda

Por Gustavo Burgos / Revista El Porteño

El Presidente Piñera está fuera de la Constitución. Las facultades que ha conferido a generales y almirantes a cargo de las zonas en Estado de Emergencia se apartan de lo prescrito en los art. 39 y 40 de la Constitución Política del Estado. En virtud del Estado de Excepción Constitucional vigente, el de Emergencia, el Presidente sólo puede limitar el ejercicio de la libertad ambulatoria y de reunión en lugares públicos. Ni el control policial ejercido por militares e infantes de Marina, ni el toque de queda, tienen sustento normativo en la Constitución.

La gravedad de esta conducta del Presidente de la República, quien ha prestado juramento de respetar y hacer respetar la Constitución, constituye un grave atentado al orden democrático. Precisamente por la gravedad de lo indicado, Piñera debe renunciar a la primera magistratura de forma inmediata. Ninguno de sus subordinados están en la obligación de seguir las órdenes de un Gobierno que pisotea el orden institucional, instruye la comisión de ilícitos a las FFAA y califica esta inconducta como como una «guerra» a la «delincuencia y al violentismo».

Piñera no está en La Moneda para saciar su incontinente necesidad de adjetivar boberías y agitar lugares comunes. El Presidente, en realidad, ofende la inteligencia y la dignidad del pueblo explotado cuando pretende hacer pasar por actos de autoridad sus sistemáticos atentados en contra de los derechos fundamentales de la población, de trabajadores, de pequeños propietarios, campesinos y explotados que ven día a día la impunidad con la que los grupos económicos, las multinacionales y las corporaciones financieras (Bancos y AFP) saquean nuestro país y ostentan ganancias siderales a costa del hambre de nuestro pueblo.

Cuando el Presidente de la República habla de «defender la propiedad» , está hablando de la libertad de los grandes capitalistas para expropiar a los trabajadores sus cotizaciones previsionales, a cambio de vergonzosas pensiones jubilatorias de hambre. Cuando habla de «libertad de emprendimiento», se refiere a la libertad con la que los grupos económicos arrasan con los pequeños comerciantes y campesinos, llenando el país de multitiendas, malls y zonas de sacrificio. Cuando habla de «combatir la delincuencia», habla de llenar de pobres las cárceles y de garantizar la impunidad de los grandes delincuentes económicos y genocidas en Punta Peuco.

Cuando, en definitiva, Piñera habla de «democracia», está hablando de la más brutal y salvaje dictadura de los capitalistas en contra de la mayoría nacional explotada, edulcorada con elecciones periódicas. Para Piñera los trabajadores somos una masa informe cuya única función es contribuir a la acumulación e hiperconcentración de capital, esclavos sin mayores derechos que los necesarios para garantizar su propia explotación.

FORMULARIO

Para contribuir a acabar con este desgobierno, ponemos a disposición de nuestros lectores un formulario de Recurso de Amparo Preventivo, al que sólo hay que rellenar los espacios en blanco punteados, para ser presentados en las Cortes de Apelaciones de todas las regiones bajo Estado de Emergencia, sin necesidad de contar con abogado. Si son miles los recursos, los tribunales se verán obligados a darles tramitación, obligando a los represores a dar razón de sus delitos.

Es un camino que debemos utilizar y que ha de contribuir a quebrar la voluntad política de un régimen que se cae a pedazos. Estos recursos son una pequeña acción que busca contribuir a fortalecer al movimiento y a aislar al Gobierno patronal y proimperialista de Piñera, al cual sólo la amplia y unitaria movilización de los trabajadores podrá ponerle fin. Sólo los trabajadores y sus propias fuerzas podrán imponer un Gobierno que satisfaga las demandas y reivindicaciones que agitan el glorioso levantamiento popular que hoy día inunda las calles, caminos y avenidas de nuestro país. Viva la clase obrera, vivan los trabajadores. Fuera Piñera y abajo el Estado de Emergencia. Que gobiernen los trabajadores.

(El autor es abogado e integra el Equipo Editorial de El Porteño)

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s