Valparaíso

Mesa Social de Valparaíso: “El estallido social sólo está en receso”

cacerolazaEn carta dirigida al Intendente, los seremis de Salud y Justicia, el Alcalde de Valparaíso y parlamentarios de la región, y en el contexto de la emergencia sanitaria por COVID-19, la Mesa Social de Valparaíso hizo un llamado a establecer una cuarentena total y digna que considere medidas que permitan a la población quedarse en casa sin apremios ni hambre.

A continuación, se reproduce el texto íntegro de la misiva.

Por la salud y la vida digna para el pueblo chileno

Las organizaciones sociales, estudiantiles y sindicales coordinadas el La Mesa Social de Valparaíso, hemos realizado un serio análisis de las características de la pandemia COVID-19, sus implicancias, las medidas asumidas por el Gobierno central y las autoridades locales y el desastroso impacto que traerá consigo esta crisis sanitaria y, que hasta ahora solo es de costo para el pueblo trabajador chileno.

La desigualdad existente en nuestro país, las características de una despiadada economía neoliberal, la ausencia de un Estado garante de derechos básicos, los abusos y corrupción de la elite política y empresarial de nuestro país, fueron el origen del estallido más grande que ha vivido nuestro país en los últimos 30 años, con múltiples, multitudinarias y constantes manifestaciones en todos los rincones de nuestra patria durante 5 meses, y que hoy sólo están en receso.

Teníamos razón, estas desigualdades, amparadas en la Constitución política, y en un Estado con carácter subsidiario, se hacen más notorias en medio de esta pandemia; donde las inequidades en el sistema de salud, la legislación laboral precarizadora e injusta, el mezquino sistema tributario y la ausente seguridad social, juegan el rol más perverso que pone en riesgo la salud, la vida y la seguridad de miles de chilenas y chilenos; sumado a esto, la ineficiencia de autoridades regionales que puedan oponerse un poder político, económico y comunicacional Santiago centrista, que no reconoce e invisibiliza la diversidad e informalidad de las economías locales y territoriales, así como las desastrosas condiciones ambientales, de precarización de las viviendas y de la salud comunal; nos llevan a pensar que nuestros territorios serán avasallados y a la mortandad por efectos del virus, se sumara el hambre, el endeudamiento y la miseria.

En definitiva, el COVID-19, deja al descubierto la violencia de este sistema. Si no se toman medidas que pongan en el centro a los seres humanos por sobre la economía y el mercado, la crisis futura será aún mayor, y no digan que no lo ven venir.

Hasta hoy los «paquetes de medidas», centralistas y de mercado, nos muestran un escenario y un futuro cada día más incierto y espeluznante. Los recortes presupuestarios en el aparato del Estado afectan a programas y procesos dirigidos a los sectores más vulnerables, los decretos y leyes en materia laboral hacen recaer el peso de la crisis en los hombros de las y los trabajadores y sus familias, los despidos y el uso de seguros de cesantía, los endeudamientos y la postergación de deudas de servicios básicos, constituyen una peligrosa apuesta que tiende al futuro ahogo de la economía familiar.

Desde esta perspectiva, y con absoluta responsabilidad hacemos un llamado a nuestras autoridades a avanzar en paquetes de medidas locales que puedan salvarguardar la vida de nuestros compatriotas en la región y se conviertan en ejemplo para el resto del país.

Creemos que es absolutamente necesario establecer una cuarentena digna y total, pero es imposible en las actuales condiciones que las y los ciudadano puedan mantenerse en sus casas, claramente no es un problema de falta de conciencia, sino de sobrevivencia. De nada sirve que se nos llame a mantenernos en nuestras casas, si el pan en nuestras mesas no está asegurado; en este sentido creemos que es necesario establecer una coordinación regional efectiva entre parlamentarios, gobierno, alcaldes, empresarios y sociedad civil, que pueda caracterizar los territorios y sus diversas problemáticas para enfrentar esta crisis.

Nuestra región aún puede prevenir un contagio masivo, con las irreparables perdidas y colapso de nuestro sistema de salud, pero es imposible pedir a las y los ciudadanos un cuidado que la propia autoridad no genera; por lo que tenemos la más firme convicción que esta posibilidad solo puede darse con una Cuarentena programada y digna, decimos digna porque se trata de quedarse en casa sin apremios y hambre, y por tanto requiere de esfuerzos que el empresariado y el Estado deben asumir. Junto con la solidaridad de base, es fundamental el desarrollo de políticas que permitan a los hogares contener la crisis al máximo en tal sentido proponemos:

EN EMPLEO, SALARIOS Y ECONOMÍAS FAMILIARES
CHILE NECESITA ERRADICAR EL MODELO NEOLIBERAL Y UNA NUEVA CONSTITUCIÓN BASADA EN NUESTROS DERECHOS.

  1. Una Renta Básica Universal de emergencia es un primer paso para mantener el consumo de productos en base a ingresos líquidos y no a la deuda, además dado que las personas jubiladas se exponen a mayor riesgo y necesidades, sus ingresos deberían alcanzar al menos el monto del salario mínimo, de forma garantizada.
  2. Esto junto a la condonación de pago de deudas, cobertura previsional completa y de salud para trabajadores y trabajadoras independientes sin descuento de su devolución de impuestos, libertad para negociar colectivamente a nivel sectorial para la transición de esta crisis, constituyen algunas medidas básicas y urgentes.
  3. Congelamiento de todos las tarifas, cobros y deudas de servicios básicos, ninguna empresa va a quebrar por esta medida; sin embargo, desahoga hoy y en el futuro a miles de familias que más que nunca requieren de agua y luz
  4. Establecer la fijación de precios en productos esenciales a la vida cotidiana de la familia chilena. Lucrar con las necesidades de nuestro pueblo, no es ético, ni justo ni moral.
  5. Generar programas y/o subsidios de apoyo económico y social. En especial a las personas y familias porteñas que han visto afectadas notablemente sus fuentes laborales y por tanto mermados sus ingresos.
  6. Canasta básica a las y los trabajadores informales, artesanos, ambulantes y trabajadores por cuenta propia requieren de un apoyo efectivo para asumir estos meses de confinamiento, eso requiere de un esfuerzo que asegure una canasta básica mensual de alimentos y artículos de aseo que el estado puede y debe proporcionar
  7. Canalizar iniciativas del Trabajo Comunitario. Realizar un trabajo territorial encabezado por los organismos de desarrollo social a nivel regional y comunal a nivel local, en coordinación con las diversas organizaciones sociales que vienen desarrollando iniciativas solidarias y de contención.
  8. En el corto plazo estas y otras iniciativas debiesen ser financiadas por recursos públicos del Estado, por lo menos la deuda pública está por debajo del 30% como porcentaje del PIB, muy por debajo de países como Italia y Estados Unidos (más de 100% en ambos), pero al mediano plazo deberá ser el 1% más rico, el grupo sobre el cual debiera pesar la mayor carga del costo de esta crisis y la edificación de esquemas de garantías sociales para educación, previsión y salud al menos. Para ello la necesidad de legislar en aumento de impuestos a los más ricos de este país es imperativo y urgente, las utilidades de las AFP durante el periodo 2018-2020, son suficientes para un año de estas medidas.

EN SALUD, HIGIENE, PREVENCIÓN Y SANITIZACIÓN
CHILE NECESITA UN NUEVO MODELO DE SALUD PÚBLICA, QUE TERMINE CON UNA SALUD PARA RICOS Y SANOS, Y OTRO PARA POBRES Y ENFERMOS

  1. Coordinarse con los estamentos de salud de los diferentes colegios profesionales, en especial de la atención primaria de salud. Para construir un plan único de atención comunal de salud y cubrir las necesidades que estos especialistas consideren necesario, incluyendo a los hospitales.
  2. Preservar la seguridad del personal sanitario Es de suma importancia garantizar la seguridad y salud del personal de salud y el personal de apoyo (por ejemplo, quienes se ocupan de la lavandería, el personal a cargo de la limpieza y de la eliminación de los desechos médicos).
  3. Política de Stock de insumos para la protección de los funcionarios de la salud para proveer en elementos que no tengan en stock Recurrir a artesano y trabajadores informales
  4. Disponer de una política de rotación de turnos del personal de la atención primaria de la salud, minimizando el riesgo de contagio entre sus integrantes, previendo reemplazo de personal en forma oportuna. La pandemia sitúa al personal sanitario en situaciones de exigencia excepcional. Están sometidos a un enorme volumen de trabajo y en ocasiones se ven en situaciones traumáticas y frente a decisiones difíciles, con una tasa de letalidad sin precedentes, y además deben convivir con el temor a contraer la enfermedad o a propagarla entre sus familiares y allegados. la prestación de asistencia social a los equipos, las familias y los allegados, además de información y orientaciones para los trabajadores de salud sobre cómo gestionar el estrés, y de asesoramiento y orientaciones para el estrés postraumático, es de absoluta necesidad.
  5. Disponer KIT DE TEST COVID-19. debería haber la mayor disponibilidad posible de pruebas de detección de la infección por el COVID-19, para preservar la salud del personal y la seguridad del paciente.
  6. Plan de Gestión de aseo y servicios de ciudad. Requerimos una comuna higiénicamente funcional a la pandemia y compatible con el trabajo protegido de nuestra gente. Por ello se requiere un gran plan de limpieza, con protección segura a los trabajadores del aseo; turnos de trabajo; turnos de recogida de basura y motivación a la colaboración de la comunidad porteña para hacernos responsables.
  7. Sanitización de espacios Públicos, con planes de manejo pertinentes y adecuados: identificando los puntos de alto, mediano y bajo riesgo, de acuerdo a la aglomeración y frecuencia de personas en estos espacios. (El carro lanza aguas de carabineros, que alguna vez fue utilizado con químicos y soda caustica, hoy debiese utilizarse con cloro para la sanitización de nuestras calles)
  8. Acercar implementos de aseo personal en espacios públicos y locomoción colectiva. Resolver situación de precariedad en garitas de microbuses, Implementar equipamientos urbanos, instalar lavamanos con jabón, soluciones de cloro y otros, para facilitar un aseo frecuente de manos de quienes se trasladan por la comuna y frecuentan sus espacios de mayor riesgo de infección.
  9. Búsqueda de espacios hospitalarios de emergencia. Ampliar la capacidad de camas y de atención sanitaria. Se sugiere evaluar opciones como el Hospital Naval de Valparaíso, para su uso gratuito y para cualquier paciente que lo requiera.
  10. Comprometer al empresariado para adquirir respiradores mecánicos de emergencia. Gestionar con prontitud los recursos y realizar convenios con los fabricantes proveedores para adquirir respiradores mecánicos de bajo costo para Valparaíso.
  11. Contratar y formar a más personal de salud Es preciso invertir en todos los sistemas de salud, para que puedan contratar, desplegar y mantener a un número suficiente de trabajadores de la salud bien formados, respaldados y motivados. La pandemia causada por el COVID-19 vuelve a poner de manifiesto la acuciante necesidad de una fuerza de trabajo sanitaria fuerte, como elemento de todo sistema de salud resiliente, un aspecto ahora reconocido como fundamento esencial de la recuperación de nuestras sociedades y economías, y de la preparación para futuras emergencias sanitarias.

EN DERECHOS HUMANOS
CHILE NECESITA UNA CULTURA NACIONAL POR LA PROMOCIÓN DE LOS DERECHOS HUMANOS, POR VERDAD, JUSTICIA Y REPARACIÓN.

  1. Eliminar las posibilidades de hacinamiento y contagios de los presos en general y en especial de los presos políticos que se encuentran en prisión preventiva; revisando la situación de las cárceles, su funcionamiento y el sistema de visita de sus familiares, como así mismo la protección de funcionarios de gendarmería. Así mismo, se requiere con urgencia que los jóvenes que producto del «estallido social» se encuentran con prisión preventiva, se conmute por el de arresto domiciliario.
  2. Desarrollar campaña comunicación y ejecutar programas concretos de protección a las mujeres y diversidad sexual que están más expuestas y vulnerables a la violencia machista en este contexto de confinamiento y encierro; así mismo solucionar las problemáticas de los sectores más vulnerables, como personas en situación de calle, adultos mayores, capacidades diferentes, etc. Habilitando albergues con las condiciones sanitarias que requieren los protocolos para evitar la infección y propagación del COVID-­‐19, cubriendo sus necesidades de alimentación e higiene y otros.
  3. La alimentación de los niños y niñas en las escuelas debe ser de calidad, considerando que en la mayoría de los casos, es el inicio alimento que recibirán, por lo que es indispensable que este derecho sea resguardado, estableciendo un exhaustivo control del plan y dieta alimentario que se entrega.
  4. Protección especial a las mujeres, que en estas condiciones de pandemia y de aislamiento social están expuesta a mayores grados de violencia, ya sea por sus parejas o entornos laborales. Así mismo privilegiar medidas económicas a las mujeres jefas de hogar.

DERECHO A LA COMUNICACIÓN E INFORMACIÓN
CHILE NECESITA UNA TELEVISIÓN QUE EDUQUE E INFORME, Y QUE SE INSPIRE EN LA EN LA PROMOCIÓN DEL PLURALISMO EN LOS CONTENIDOS Y DE LOS DERECHOS HUMANOS EN GENERAL.

  1. Nos preocupa que en las coberturas televisivas no existan espacios de análisis que profundicen en las causas de la crisis sanitaria y en el contexto de Chile para enfrentarla. Está claro que un sistema de salud privatizado y sin insumos suficientes como el chileno, es posible por la aplicación de un modelo que ha centrado su preocupación en los bienes de consumo y no en los derechos de las personas.
  2. Los canales de televisión que utilizan el espectro radioeléctrico y con cobertura en todo el territorio nacional deben asumir un rol educativo y cultural en estos momentos de crisis sanitaria. Si bien la ley no les obliga a programar contenidos específicos, creemos que el deber ético es contribuir a la reflexión y al pensamiento crítico de la ciudadanía, sobre todo cuando utilizan el espectro radioeléctrico que es un bien público y que nos pertenece a todas y todos los chilenos.
  3. El rol de los canales de televisión abierta es fundamental desde el punto de vista informativo a través de un periodismo veraz, crítico y pluralista. Sin embargo, en este contexto deben posicionarse como una televisión educativa y cultural al servicio de la ciudadanía.
  4. Hoy, las y los estudiantes se encuentran en sus casas producto del cierre de los establecimientos educacionales. Por lo tanto, una televisión educativa, cultural, con enfoque en los derechos humanos y género, es una oportunidad concreta para miles de niños, niñas y jóvenes que no tienen acceso a otros medios de comunicación.
  5. Entendemos el derecho a la comunicación como la comprensión más amplia establecida por tratados internacionales sobre las garantías asociadas a la comunicación como la libertad de expresión, de prensa y acceso a la información.
  6. Llamamos a los canales de televisión, a través de su organización gremial que es la Asociación Nacional de Televisión de Chile (ANATEL), a colaborar en la conformación de una ciudadanía crítica y opinante, promoviendo contenidos pluriculturales, descentralizados y locales, con enfoque de derechos humanos, interseccional, feminista y de género, contenidos de los que hoy carecen los medios de comunicación. Asimismo, creemos necesario un pronunciamiento del Consejo Nacional de Televisión –CNTV-­‐ al respecto.
  7. Proponemos incorporar en las programaciones realizaciones audiovisuales (documentales, ficción y otros formatos) de preferencia nacionales, que den cuenta de la diversidad cultural y territorial de nuestro país.

Las organizaciones que componemos la Mesa Social de Valparaíso, creemos firmemente que Chile debe cambiar y los seres humanos deben ser el centro de la preocupación de todas las políticas que se desarrollen; por ello, esta Mesa Social no descansará hasta que nuestro pueblo recupere los derechos sociales que le han sido arrebatados por un modelo de mercado neoliberal, que hoy en forma manifiesta muestra su perversión y decadencia.

POR LA VIDA, POR LA SALUD, POR EL EMPLEO, LA EDUCACIÓN Y SOBRE TODO POR NUESTROS VIEJOS Y VIEJAS

SUPERAREMOS EL VIRUS DEL NEOLIBERALISMO

Deja un comentario