Marga Marga

Ante la falta de agua, los chilenos se ayudan mutuamente

(Por Marion Esnault – Reporterre)

En las redes sociales, donde los usuarios de Internet son aún más activos de lo habitual, los videos alarmantes se multiplican por la escasez de agua en los llamados países “del sur”, que ven tocando a sus puertas el pico de contaminación del coronavirus. Lavarse las manos regularmente con agua y jabón es una medida de protección básica contra COVID-19. Sin embargo, según la ONU, una de cada tres personas, 2.200 millones de humanos, todavía no tiene acceso al agua en el mundo.

En Chile, según Greenpeace, más de 350,000 chilenos se encontrarían en esta situación de escasez y, por lo tanto, no podrían protegerse del coronavirus. En una petición lanzada el 30 de marzo y titulada Suelta el Agua, la organización ambiental pidió al gobierno de Sebastián Piñera que despliegue un plan de emergencia para la distribución de agua potable. El director de Greenpeace Chile, Matías Asun, dice que “la  falta de agua se está convirtiendo en un enemigo letal”. Si bien Chile tiene un promedio de 400 casos nuevos por día, las autoridades nacionales aún no han hablado sobre las consecuencias para la salud que podrían resultar de la escasez de oro azul en varias regiones. Debido a que el agua en Chile puede describirse fácilmente como “oro azul: con sequías repetidas, es cada vez más escasa; Debido a su uso privatizado, está principalmente en manos de las empresas extractivas más grandes y de las mayores fortunas.

reporterre002El agua es un tema delicado en Chile y lo es aún más desde el movimiento social que estalló el pasado 18 de octubre y que sufrió una fuerte represión acompañada de un endurecimiento autoritario por parte del presidente multimillonario chileno. Después de cuarenta años de políticas neoliberales heredadas de la dictadura de Pinochet (1973-1990), el pueblo andino se levantó a fines de 2019 exigiendo, entre otras cosas, una nueva Constitución. En el corazón de este nuevo pacto social, el estado del agua es un problema importante. ¿Por qué? Porque en Chile, las fuentes de agua se consideran bienes materiales cuyos propietarios tienen “derechos para beneficiarse del agua” (“los derechos de aprovechamiento del agua”). Es el modelo neoliberal establecido en la década de 1980 que estableció este sistema de privatización del agua. Hoy en día, sigue siendo el Código del Agua de 1981 que rige el uso del agua y lo define como un bien para uso público (“bien de uso público”), pero también como un bien económico. Este sistema dio origen al mercado del agua en Chile y permitió el surgimiento de empresas como Actiagro que ofrece la subasta de ríos. Hoy, según el Ministerio de Obras Públicas, se han vendido más de 132,000 “derechos de ganancias de agua”, y en gran parte a los gigantes de las compañías agroexportadoras, mineras e hidroeléctricas.

reporterre003Es esta situación político-legal la que tristemente hizo famosa la provincia agrícola de Petorca, ubicada en la región de Valparaíso. En estas tierras cada vez más secas, los campesinos vieron el establecimiento en la década de 1990 de inmensos campos de monocultivos de aguacate, muy codiciosos en el agua. Aguacates exportados a nuestros mercados europeos. Hoy, la mayoría de los habitantes de Petorca reciben su agua en camiones cisterna y viven con cincuenta litros de agua por persona por día. 50 litros es la cantidad mínima recomendada por la OMS para satisfacer nuestras necesidades básicas: beber, lavar, cocinar. Un francés consume alrededor de 150 litros.

Entonces, en estos tiempos de pandemia, la pregunta es: ¿cómo protegerse y evitar la propagación del coronavirus cuando tiene tan poca agua? Para la ONG Modatima (Movimiento por el derecho al agua, la tierra y el medio ambiente), la respuesta es simple: “El pueblo ayuda al pueblo”, la gente ayuda a la gente. Este es el nombre de la campaña que se desplegó con urgencia para recaudar fondos y entregar dos latas de agua de seis litros por persona a las zonas rurales más afectadas por la sequía y la falta de agua. “Las  personas acumulan agua en recipientes para lavarse las manos con la mayor frecuencia posible. Pero es agua estancada y en cantidad insuficiente. El municipio de Petorca hace lo que puede pero tiene poco dinero y pocos recursos, por lo que no tenemos otra opción, debemos ayudarnos mutuamente y estar unidos donde el estado no asume sus responsabilidades. La indiferencia del gobierno es una grave violación del derecho al agua”, confía a Reporterre, Rodrigo Mundaca, fundador de Modatima.

reporterre001Los alcaldes de Petorca y otros dos municipios vecinos, La Ligua y Cabildo, también expresaron su preocupación por la imposibilidad de que sus ciudadanos realicen gestos simples de protección contra Covid-19 (lavarse las manos, lavarse el agua). productos que ingresan a la casa, desinfectan regularmente las superficies interiores, etc.). En un comunicado de prensa, pidieron explícitamente al Ministerio del Interior que “duplicara la cantidad de agua que proporciona el estado, es decir, 50 litros por día por persona, insuficiente para mantener la higiene necesaria para combatir el Coronavirus”.

A pesar de Covid-19, la ira social y la desconfianza extrema de las autoridades no han disminuido

Un diputado de la oposición, Diego Ibáñez, también se acercó al plato pidiendo la implementación urgente de un protocolo especial de salud para la provincia de Petorca: “Como mínimo, debemos enviar un kit de necesidades básicas que incluya gel desinfectante , mascarillas, guantes y champú seco para comunidades rurales sin agua. Los habitantes son bombardeados con información que no pueden respetar y que los angustia”.

reporterre004En el corazón de la crisis del coronavirus, así como en el corazón de las demandas que los chilenos han estado cargando durante meses, el agua se convierte en un problema de vida o muerte que podría aumentar los conflictos en los próximos años. Después del verano del sur (enero-febrero), la revuelta popular se preparaba para comenzar de nuevo: el 8 de marzo pasado, unos días antes de las primeras medidas de distanciamiento social vinculadas a Covid-19, más de cuatro millones de mujeres habían donado tono al invadir las calles de las ciudades chilenas. Fueron detenidos por la pandemia global. Al menos por el momento. Porque la ira social y la desconfianza extrema hacia las autoridades no han disminuido. En la encuesta # Covid19survey que encuesta las opiniones de los ciudadanos de todo el mundo sobre las decisiones tomadas en la crisis, los líderes chilenos llegaron a la quinta posición a la pregunta: “¿Cuánto crees que ha mentido el gobierno de tu país? de la epidemia de coronavirus?”.

A la espera del pico de contaminación que el Ministro de Salud predice a principios de mayo, los chilenos tienen en cuenta la próxima fecha crucial en su historia democrática: el 25 de octubre de 2020, fecha en que se pospuso el referéndum sobre la nueva constitución. tener lugar en abril. Rodrigo Mundaca, mientras distribuye latas de agua a sus vecinos, sigue lúcido sobre los desafíos futuros: “Al distribuir el agua, estamos respondiendo a la emergencia humanitaria pero estamos muy preocupados por el futuro. Esta pandemia ha resaltado que el sistema actual genera pobreza y pone en peligro a los más vulnerables, como aquellos que no tienen acceso al agua. La pandemia pasará. Pero ahora debemos establecer un nuevo paradigma de la sociedad, en la escala de Chile y en una escala global”.

1 reply »

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s