Nacional

Hostigamiento laboral en Chile: trabajadores trans y no binarios sacan la peor parte

Estudio de portal de empleos Bumeran indica que este grupo ha sido excluido de reuniones sociales y de trabajo, junto con haber sufrido acoso psicológico.

En busca de erradicar la violencia y la discriminación en el ambiente laboral, se están llevando a cabo varias iniciativas a nivel regional y nacional, sin embargo, todavía existen ciertas barreras a vencer. Un ejemplo son los resultados del estudio del portal de empleos Bumeran, en el que Chile quedó en el primer lugar de los países con mayor caso de violencia física y hostigamiento psicológico a trabajadores trans y no binarios en Latinoamérica.

Según el reporte “¿Cuáles son las experiencias de violencia que más se repiten para la comunidad LGBTQ+ en el ámbito laboral?”, el 50% de las y los empleados chilenos asegura haber sido excluido de reuniones sociales y de trabajo, y más de un 40% dice haber sufrido acoso psicológico como insultos, agresiones verbales, humillaciones y aislamiento por parte de sus equipos de trabajo.

Si bien a Horacio Llovet, cofundador de Nawaiam -startup que utiliza la gamificación para encontrar los perfiles- el tema no le sorprende, porque es algo que se ve de manera cotidiana, “durante la pandemia resaltaron todas las miserias humanas mucho más fuerte de lo que estábamos acostumbrados”.

Hace dos años, un estudio de la consultora y centro de estudios Etnográfica+ revelaba que la orientación sexual era la tercera causa de discriminación en el país en servicios públicos. Además, el 27% afirmaba que se había sentido discriminado en ambientes privados, incluidos los espacios laborales.

Llovet dice que “le llama la atención que Chile sea uno de los países de este estudio donde hubo agresión física, lo que es alarmante. Algo está funcionando mal. Tenemos que trabajar en la diversidad, incorporando a personas diferentes en los equipos para tener una mirada más diversa”.

Cabe recordar que en 2012 se promulgó la ley antidiscriminación en Chile. Seis años después se comenzó a implementar la ley de identidad de género que busca asegurar la no discriminación por identidad de género y regular el cambio de nombre y sexo legal para personas mayores de 14 años.

Pese a estos avances, aún hay temas que trabajar. “Parece que no queremos ser abiertos e inclusivos, por lo que necesitamos leyes para avanzar, porque no tenemos capacidad de generar cambios”, comenta Llovet.

Sobre si es posible cambiar esta realidad, para el fundador de Nawaiam, “lo de Chile es muy cultural, que se refleja en lo retrógrado de las relaciones laborales, del trato de las jefaturas y el liderazgo. El aprendizaje es que los líderes deben ser inclusivos, y tener una capacidad empática mucho más elevada”.

Categorías:Nacional

Etiquetado como:,,

Deja un comentario