Opinión

[OPINION] El futuro empresarial se está insertando en nuestro país a pasos agigantados (Gina Landázuri Cantos)

Si nos ponemos a comparar a las empresas más antiguas que tenemos en el país y en el mundo, nos encontramos con una estructura distinta a la actual, es decir, hasta hace algunos años no era común formar equipos de trabajo reunidos en una sola sala para las labores diarias, sino al contrario, la tarea de cada persona en una empresa era individual y generalmente a puerta cerrada.

Formar equipos de trabajo ayuda a dar una solución muy común a la hora de llevar a cabo proyectos dentro de una empresa, grupos compuestos por profesionales de distintas competencias y especialidades, lo que favorece mucho en la calidad del trabajo. Por otro lado, esta forma de organización requiere óptima sincronización entre los componentes del equipo en cuestión para que, de esta manera, el desempeño de cada integrante sea el mejor.

La empresa del futuro debe mantenerse ágil, al día con la eficacia del equipo, los cuales tienen que configurar con rapidez y facilidad enfocados en trabajos y proyectos sustentables para poder desarrollar sus productos y/o proyectos. Dentro de una empresa siempre existirán roles diversos, lo que provocará que los profesionales sean más preparados con mayor práctica que estudio (sin dejarlo de lado, por supuesto, ya que es la base), de esta manera los empleados se van adaptando a la necesidad de la empresa, su formación es constante, su aprendizaje será mayor a los estándares modernos para favorecer la toma de decisiones importantes de manera rápida y eficaz.

Las responsabilidades de un equipo empresarial deben ser claras y definidas, por lo tanto, la colaboración entre todos sus miembros permanecerá constante, por lo cual es importante el intercambio de conocimientos entre todos los profesionales que forman la empresa a todo nivel. Trabajar en grupo sin paredes divisorias parece ser la dinámica más favorable para el desarrollo integral de una empresa que tiene la capacidad de trabajar desde cualquier lugar y en cualquier momento. Me pregunto si esta dinámica sería aprobada por Henry Ford, el creador de una de las mayores empresas automotrices del mundo.

Para lograr éxito empresarial, es importante anticipar los acontecimientos futuros. Conviene entonces no perder el horizonte, enfrentándose a una guerra de “egos” entre los participantes del grupo ya que cada uno sabe su función y la colaboración que entregará a sus pares. Con esto la empresa estará mejor preparada ante los retos que se vayan presentando. El éxito de una empresa dependerá del talento formado por personas que piensan diferente, sin competitividad, ayudando así al desarrollo del proyecto elaborado en conjunto, con respeto por el tiempo y espacio que cada uno ocupa en su gestión laboral.

R-Acciona es una empresa que está implementando estos métodos de trabajo ya que su equipo tiene dinámica vanguardista, proyectado al cuidado del medio ambiente, por lo tanto, se realizan dentro de esta organización tareas individuales coligadas entre los compañeros de trabajo, lo que nos deja ver que en un futuro muy cercano aparecerán nuevos retos empresariales similares al propuesto por R-Acciona ya que está cada día solidificando más sus propósitos de trabajo como empresa del futuro.

Queremos un Chile que crezca, que cambie sus parámetros y expectativas, expandiendo sus pensamientos y criterios, por lo tanto, debemos tener la capacidad de ser flexibles ante estos cambios que se están produciendo y, si deseamos estar a la par con países más desarrollados, tenemos que dar cabida a capacitarnos, respetarnos en todo el sentido de la palabra. Pero, sobre todo, si buscamos progresar, transformemos la mentalidad laboral y empresarial de inmediato.

Gina Landázuri Cantos
Periodista/Gestión en Medios de Comunicación
R-Acciona

Categorías:Opinión

Etiquetado como:,

Deja un comentario