Opinión

[OPINION] Viña del Mar: un duro revés que debemos revertir (Aland Tapia)

Los números no mienten. Kast ganó en Viña del Mar con un 31.56% el 21 de noviembre y la derecha, sumado Parisi, obtuvo un 54.81%. Boric fue segundo con un 27.91% y sumado el centro y la izquierda alcanzó a un 45.19%.
Macarena Ripamonti obtuvo el 38.50% de los votos con 49 mil 574 sufragios. La centroizquierda logró el 62.82%, con casi 80 mil votos. Pero en la primera vuelta sólo alcanzó a 67 mil 621. Es más, Boric obtuvo 41 mil 768, lo que merece una explicación, tal vez de la alcaldesa que en 6 meses no logró siquiera traspasar su voto duro al candidato de su sector, con una baja casi del 20%.
Esta es una dura realidad que habla de la precariedad sobre cómo se hace gestión en los territorios. La alcaldesa consiguió una votación entre las primeras mayorías nacionales, pero no ha jugado un rol en convocar al electorado. Hay un sector que resiente ciertas designaciones con gente sin experiencia, pariente de, ahijados políticos, etc. Esto es cierto, se trata de cargos de confianza, pero los desaciertos son más, como el portazo al Festival de la Canción o el otro portazo a Puerto de Ideas. También tiene abandonado el centro de la comuna y el borde costero a vendedores de ocasión, gente que no tiene otra opción para ganarse el sustento. Pero no se nota alguna intervención del municipio en favor de estas personas ni menos en favor de la mayoría del vecindario que está en cierto abandono.
Pero no estamos acá para quejarnos, sino para poner las cosas en orden. Es necesario que usted vaya a votar y participe, porque hoy tenemos que elegir entre un pinochetista y un demócrata. En eso se sintetiza la elección de este domingo. Si eres joven y Pinochet no te dice nada, pues es hora de que te informes y valores el país que tenemos, con democracia y donde nadie desaparece ni es torturado o exiliado por pensar distinto. Donde nadie es enviado a cárceles secretas. Tenemos que ganar el domingo y el lunes ponerle el hombro, como cada día, pero con la tranquilidad de haber marcado la opción correcta, la que profundiza la democracia. Y te invito a no esperar 4 años más para preocuparse sobre quién es alcalde(sa), concejales(as), sino a preocuparte cada día y a fiscalizar la gestión para que la comunidad sea la beneficiada.

Categorías:Opinión

Etiquetado como:,

Deja un comentario