[EFEMÉRIDES] Cuando Chile pudo convertirse en colonia holandesa (por Gato Dequinta)

El pasado 28 de agosto se cumplieron 376 años de la frustrada tentativa de Holanda de establecer una colonia en Chile, específicamente en Valdivia que, de haber tenido éxito, nos tendría hablando holandés y no español.

Muy poco se sabe de la aventura holandesa que intentó establecer una colonia en nuestro país y que, de no ser por los avatares de la historia, podría haber convertido a Chile en súbdito de la corona de la casa de Orange.

libro de brouwerSegún el libro “Relación del viaje de Hendrick Brouwer a Valdivia en 1643”, la gestación de la idea comenzó en Brasil. En el norte de ese país, en la zona de Natal y Recife, los holandeses lograron establecer una fuerte colonia que duró 24 años, entre 1630 y 1654.

En ese contexto, surgió la iniciativa de extender los dominios holandeses al otro lado de Sudamérica.

Los holandeses llegaron a la conclusión que una buena estrategia sería crear una colonia en el sur de Chile. Entonces, encargaron a Hendrick Brouwer, destacado marino de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales que buscara el mejor lugar para ello. Brouwer apuntó que ese lugar sería Valdivia, ciudad abandonada por los españoles en esas fechas y que, por escritos de los propios hispanos, estaba cerca de minas de oro ubicadas en Villarrica.

brouwerEntonces, la Compañía le entregó a Brouwer las instrucciones a seguir para la conquista de Chile: debía aliarse con los “chilenos”, es decir, con los mapuche. (Los holandeses son los primeros en llamar a los mapuche como “chilenos”). Debían convencerlos de que ambos, holandeses y “chilenos” tenían un enemigo común en los españoles y que, por ello, tenían que establecer una alianza política y militar. También debían preguntar por el oro, pero de manera discreta, de forma que no levantaran sospechas.

Hendrick Brouwer zarpó desde Brasil con cinco naves y 350 tripulantes, el 15 de enero de 1643 rumbo a Chile. Tras cruzar por el paso de Drake, el 9 de marzo vieron las primeras islas australes chilenas.

CONSTRUCCIÓN DE UNA COLONIA HOLANDESA EN CHILE

El 20 de mayo atacaron el caserío de Carelmapu y lo quemaron. Se dirigieron después a Ancud, pero debido a lo enarenado del sector, decidieron seguir al sur, rumbo a Castro. Allí llegaron el 6 de junio. Ingresaron a la aldea en formación militar, mientras sus escasos habitantes habían huido. Cargaron las naves con alimentos de todo tipo, incluido frutas, carneros y ovejas.

El 17 de junio iniciaron su viaje al norte. El 7 de agosto falleció Hendrick Brouwer. Asumió el mando Elías Herckmans. El 21 de agosto zarparon rumbo al norte, con 470 “chilenos”, es decir, mapuche, desde la bahía de Brouwer o golfo de Ancud. Estos mapuche pidieron ser llevados a Valdivia, tras saber que los españoles habían decretado penas de horca para los colaboradores de los holandeses.

UBICACIÓN FORTALEZA HOLANDESA EN VALDIVIAEl 28 de agosto -fecha que recordamos en esta crónica- llegaron a Valdivia, que estaba deshabitada por los españoles y ocupada ahora por los mapuche. Fueron recibidos allí por los indígenas locales y se les ofrecieron artículos de intercambio, especialmente alimentos y frutas.

El 2 de septiembre llegaron más de 1.000 mapuche a Valdivia, a reunirse con los holandeses. Al día siguiente holandeses y mapuche acordaron la construcción de un fuerte. El 23 de septiembre comenzaron a construir el primer fuerte holandés en Valdivia.

EL ORO DE CHILE

Pero el interés por el oro seguía en las cabezas de los holandeses. Un prisionero portugués que luchó por los españoles relató a estos que “había gran cantidad de oro en Osorno y aún más en Valdivia, pero que se necesitaban mineros para extraerlo”; que los indios usaban trozos de éste como adornos, hasta el tamaño de la mitad de un dedo, que colgaban en cuerdas y colocaban en el cuello y la cabeza; pero que “en Castro no se veía oro desde hacía años, a causa de que los indios no labraban las minas desde hacía 40 años, fecha de la última rebelión”. Agregó que “un barco llegó desde Lima y asaltó Valdivia. Cada soldado se apoderó de seis a veinte libras de oro”.

Una mujer prisionera contó a los holandeses que en Chiloé no era posible hallar oro en ese momento, pero que hacía 40 años sí lo había, y que el trabajo en las minas se paralizó debido a una epidemia ocurrida en 1633.

LA DESCONFIANZA MAPUCHE

El 3 de septiembre, acordado ya el pacto de defensa mutua ante el enemigo común, de construir un fuerte en Valdivia y de haber intercambiado armas para los mapuche por comida para los viajeros holandeses, estos últimos comenzaron a preguntar insistentemente sobre el oro. De inmediato los mapuche señalaron que no había oro, que no lo trabajaban; que durante muchos años los españoles los esclavizaron, obligándolos a pagarles en ese metal y que sufrieron tales atrocidades por no hacerlo, como cortes de manos, narices, orejas y pies, que aborrecían profundamente tal maldita palabra.

El 26 de septiembre, ante la insistencia holandesa de cambiar armas por comida u oro, los caciques mapuche respondieron que el alimento tardaría en llegar unos dos meses. Extrañados por la respuesta, los holandeses se dieron cuenta que los indígenas comenzaron a desconfiar de ellos como desconfiaban de los españoles por la codicia del oro.

El único cacique que les llevó oro a cambio de armas fue uno llamado por los holandeses “Manquiante”, quien se sincera con ellos y les confidenció que, efectivamente había oro en la región, pero que sus hermanos mapuche no deseaban reconocerlo para no alimentar aún más la codicia española ni la holandesa y, sobre todo, porque querían evitar a toda costa volver a ser esclavizados por los europeos en la búsqueda y explotación de un metal que no les interesaba.

Sin embargo, este mismo cacique Manquiante les dijo que los mapuche verían de manera positiva que no fueran los indígenas los que trabajaran las minas de oro, sino que trajeran  esclavos negros a laborar en ellas.

REGRESO SIN GLORIA

La situación de los holandeses alcanzó un punto crítico en ese momento, por la falta de alimentos que los mapuche se negaban a intercambiar. Entonces, tomaron una decisión definitiva: decidieron abandonar Chile y volver a Brasil con la intención de regresar con más gente, armas y alimentos, es decir, una verdadera flota de ocupación para conquistar Chile y no solamente establecer una pequeña colonia. Además, pensaban que con el tráfico de negros que realizaban desde África a América, sería fácil llegar con ellos a Chile a trabajar en las minas de oro y convencer así a los mapuche para que les dijeran dónde estaban realmente éstas y dónde podría haber muchas más.

De este modo, el 27 de octubre de 1643 abandonaron Valdivia y partieron rumbo a Brasil.

Sin embargo, cuando los exploradores holandeses al mando de Elías Harckmans llegaron al Brasil holandés, la situación política y militar había cambiado en esa colonia dramáticamente. El Gobernador de Pernambuco, Nassau, estaba enfrentando el comienzo de una ofensiva portuguesa que los enfrascaría e una larga guerra de desgaste que, finalmente, le significaría una derrota definitiva para los intereses de Holanda. Ya no se podía pensar en expandir los dominios holandeses en América, sino que apenas en salvar la vida en la guerra con Portugal. En 1654 los holandeses fueron expulsados totalmente de Brasil.

Así terminó el sueño de estos viajeros de convertir a Chile en colonia de Holanda.

ALGUNAS CONSIDERACIONES

1.-Es interesante conocer parte de la historia colonia de Chile por fuentes que no sean españolas. Los holandeses, que apenas alcanzaron a permanecer en Chile 60 días en Valdivia, destacan la fiereza de los mapuche en las batallas, a tal punto que los consideran sus iguales como aliados estratégicos contra el dominio español en Chile.

2.-Estas fuentes holandesas entregan detalles desconocidos para el grueso del público chileno. Por ejemplo, tras dialogar con varios caciques mapuche, estos les reconocen que en Chile hay abundante oro, pero que a ellos no les interesa. Uno de los caciques les dice que una sola mina de Villarrica podía producir entre 20 y 30 gramos de oro por día, sin gran trabajo, es decir, sólo en los lavaderos. Sin embargo, ocultan esta información a los españoles porque estos los explotaban convirtiéndolos en esclavos para trabajar las minas. Más encima, los castigan cortándoles las manos, los pies, narices y orejas si no entregaban cierta cantidad de oro. Por ello, los mapuche consideraban que la palabra oro era una maldición.

3.-Los mapuche, en un primer momento, vieron a los holandeses solo como aliados militares para expulsar a los españoles de su territorio. Pero al notar la insistencia de estos en encontrar oro, entendieron que sus intereses no eran diferentes de los españoles y que, finalmente, terminarían por explotarlos en las minas.

4.-Los mapuche veían el oro solo como moneda de cambio, no como un fin en sí mismo, como lo hacían españoles, holandeses y europeos en general. Al principio, entregaron algo de oro a los holandeses a cambio de armas. Pero cuando estos comenzaron a construir un fuerte en Valdivia, dejaron de entregarles provisiones y alimentos porque vieron su intención de quedarse en el lugar, lo que ellos no querían.

5.-Poco antes de que los holandeses se fueran de Chile, uno de los caciques les planteó lo que podría haber sido la solución para que Holanda se hubiera establecido en Chile. Como los mapuche no querían ser explotados en las minas, este cacique les propuso que trajeran esclavos negros para trabajar en las minas. Esto podría haber dejado contentos a ambas partes. A los holandeses, porque los mapuche les permitirían explotar con esclavos negros las minas de oro en sus territorios, y a los mapuche porque no serían explotados en las minas y porque, al permitir a los holandeses trabajar las minas, recibirían las preciadas armas que necesitaban para combatir a los españoles.

6.- El momento histórico era propicio para Holanda en el combate contra España, pues esta se encontraba en un momento muy débil. Sin embargo, para conquistar Chile, los holandeses debían reforzar su presencia en Brasil, lo que a la larga fue imposible, debido al fortalecimiento de Portugal que los enfrentó y al nacimiento de un fuerte nacionalismo criollo en Brasil, alianza que terminó por expulsarlos de Brasil en 1654 y sepultar para siempre el sueño de establecer una colonia holandesa en Chile.

Opinion_GatodeQuinta

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s