Opinión

[OPINION] Una buena noticia para el patrimonio (Arturo Volantines)

El reciente acuerdo de la Comisión de Cultura, Arte y Comunicación de H. Cámara de Diputados aprobando la idea de legislar una nueva ley de patrimonio es una gran noticia, ya que la actual tiene un reglamento de más de cien años y la ley, propiamente tal, varios lustros.

La ley 17.288 de Monumentos Nacionales que rige en nuestro país es inoperante: centralista, burocrática y ciega, porque desconoce a las regiones; absolutamente anacrónica y oprobiosa. Por lo mismo, el Consejo de Monumentos Nacional de Chile es un laberinto lleno de oficinas aledañas en Santiago: cargado con años y años de expedientes y, en el fondo, con profundo desconocimiento del mismo patrimonio. En las regiones, las Oficinas de Patrimonio son eso: oficinas de partes, que ni cortan ni pinchan.

Son incontables los hechos oprobiosos. Por esto, se valora actitudes valientes, como la del alcalde de La Serena, Roberto Jacob al ponerse “las coloradas”, para defender su ciudad. Pero, es solo un claro en el bosque. Vemos, por ejemplo, cómo desaparece el antiguo Mercado de Coquimbo, porque el Consejo centralista no ve ni su urgencia ni su importancia. Claro, están a muchos kilómetros de la realidad.

La idea de legislar era necesaria. Obviamente, se deben agregar más recursos financieros y el patrimonio inmaterial, entre otros asuntos. También, incorporar a la comunidad organizada, a los trabajadores de la cultura, a los pueblos originarios, para que esta nueva ley sea descentralizada, informada y duradera. Es sumamente importante, la creación de los Consejos Regionales y que estos tengan la facultad resolutiva; ya que el patrimonio, en primer lugar, es el ethos del pueblo.

Al final, es la comunidad (y la comuna) la que debe poner el énfasis en su patrimonio. Este debe ser revalorado, recreado y relatado desde sus ascendientes. Es de sine qua non, que un pueblo que tiene consciencia y valora su imaginario: es una comunidad que va a crecer en equilibrio y sostenidamente hacia el futuro.

Grandes hombres y mujeres en el Norte Infinito lucharon por este relato y esta épica, así fueron: Pedro Pablo Muñoz, Pedro León Gallo, Guillermo Matta, Salvador Reyes, Gabriela Mistral y muchísimos más, a costas de no ser entendidos por mezquindad política o atrincheramiento de funcionarios. Siguiendo a estos patriarcas, no cejaremos; porque sin el patrimonio denodado del norte no tendríamos huella ni destino.

Arturo Volantines
Escritor
Gestor Cultural

Deja un comentario