Las 8 medidas para avanzar hacia una educación no sexista y educación sexual integral

Luego de las movilizaciones feministas que remecieron el país en 2018, las diputadas de la Comisión de Educación de la Cámara, Camila Rojas, Camila Vallejo y Cristina Girardi emprendieron un proceso de diálogo con académicas, profesoras, trabajadoras de la educación y estudiantes de distintos establecimientos, orientadas a desarrollar propuestas que contribuyan a que la violencia de género sea cada vez más impensable.

De este modo, a través de los diálogos “Construyendo una Educación No Sexista” se sintetizaron 8 medidas que pueden tomarse hoy en el ámbito legislativo que pueden mejorar la realidad de vida de las mujeres. Dichas medidas dependen del Ejecutivo, en el sentido de que es éste quien administra las urgencias de los proyectos de ley.

EDUCACIÓN SEXUAL INTEGRAL

  1. Ampliar la ley sobre Regulación de la Fertilidad (N° 20.418): Dicha normativa posee una mirada reductiva de la educación sexual, vinculándola exclusivamente al control de la fertilidad. En cambio, dicha ley debiera “Fijar normas sobre información, orientación y prestaciones en Educación Sexual Integral en el Sistema Educativo”. En ese sentido, se detalla:
  • Ampliar el objeto desde la “regulación de la fertilidad” a “educación sexual integral”,
  • La educación sexual integral debe entregarse por todos los medios que fueren necesarios y de manera gratuita en los establecimientos educacionales de párvulo, enseñanza básica y media. Ésta debe ser pertinente al desarrollo de los educandos/as, abordando temas como: género, identidad de género, afectividad, sexualidad y reproducción, desde una visión laica, crítica, libre de sexismo y heteronorma.
  • Que incluya un título específico destinado a políticas de control de la fertilidad.
  • Que mandate un trabajo coordinado y permanente entre las carteras de educación, salud y de la mujer y la equidad de género.

EDUCACIÓN NO SEXISTA

  1. Incluir la Educación No Sexista en la Ley General de Educación (N° 20.370)
  • Modificar el artículo 2 de Normas Generales de la Ley, sobre los valores, conocimientos y destrezas que describen la educación chilena, incorporando un modelo de educación no sexista, promoviendo la expansión de las ciencias y saberes independientemente del género, promoviendo la equidad en resultados de desempeño académico y en el acceso a un mercado laboral, libre de sesgos de género.
  1. Incluir enfoque transversal de género en formación de profesionales de la educación (Ley N° 20.903 que crea el Sistema de Desarrollo Profesional Docente):
  • La formación de los profesionales de la educación corresponderá a las universidades acreditadas, cuyas carreras y programas cuenten con acreditación, que contemplen un enfoque transversal de género desde una perspectiva crítica, asegurando así la reproducción de conocimiento no sexista. Y, de este modo, establecer la responsabilidad de dichos establecimientos de “educar ciudadanos íntegros, formados en derechos humanos, equidad de género, tolerancia y respeto, retroalimentando el proceso formativo con valores profesionales docentes”.
  1. Incluir en la formación de Profesionales de la Educación la orientación hacia el desarrollo de una educación democratizadora, laica y no sexista (Decreto con Fuerza de Ley 1 que fija texto refundido, coordinado y sistematizado de la Ley Nº 19.070)
  2. Sobre Aseguramiento de la Calidad (Ley N° 20.529)
  • Ampliar los contenidos y valores en los que se enmarca una educación de calidad, incorporando enfoque de género.
  • Incorporar equidad de género, inclusión y no discriminación en lineamientos para la evaluación de docentes, directivos y técnicos pedagógicos.
  • Incorporar en evaluación del desempeño de establecimientos y sostenedores la perspectiva de género, sin encapsularla en los aspectos de convivencia escolar.
  • Incorporar la función y atribución de velar por la educación con perspectiva de género, coordinando y organizando la ejecución de los programas nacionales sobre educación sexual integral y sobre educación no sexista.
  • Exigir que profesionales especializados de la unidad de apoyo técnico-pedagógico deben estar capacitados en educación inclusiva y con enfoque de género.
  1. Promover y fomentar la inclusión de diversas familias y la equidad de género en educación parvularia (Ley N° 20.835)
  2. Principales planes y programas del MINEDUC:

Se encuentran disponibles valiosos planes y programas basados en indicadores internacionales cuya implementación depende de las preocupaciones de las respectivas instituciones educativas. Proponemos para su ejecución:

  • Educación para la Igualdad de Género. Plan 2015-2018: propuestas desarrolladas a propósito de la creación de la Unidad de Equidad de Género del Ministerio de Educación, que constata la voluntad de implementar un enfoque de género en los distintos niveles educacionales.
  • Política Nacional de Convivencia Escolar: es una iniciativa que busca facilitar la auto examinación de las conductas de los establecimientos educacionales, por parte de su comunidad. Contiene enfoque de género bajo el eje de “Mecanismos protectores psicosociales, ambientales y culturales, a través de la Estrategia Sexualidad, Afectividad y Género.
  • Estrategia Sexualidad, Afectividad y Género: constituye un Modelo de Aulas del Bienestar y consiste en una estrategia intersectorial entre Ministerio de Educación, Ministerio de Salud y Ministerio de la Mujer y Equidad de Género. Se preocupa de promoción de las conductas protectoras, responsables y de cuidado en relaciones de afectividad y sexualidad; prevención de riesgo en sexualidad y en relaciones de afectividad; y el desarrollo de iniciativas que promueva la equidad de género y la igualdad de condiciones sin distinción de la orientación sexual.
  • Orientaciones para Promover la Igualdad de Género en Educación Parvularia: busca promover una orientación educativa para el desarrollo de niñas y niños en igualdad de condiciones, y abarca las relaciones y discurso que entabla el cuerpo pedagógico, las herramientas pedagógicas y material didáctico con el que trabajan, un adecuado uso del lenguaje, y el trabajo con las familias.
  1. Modificación de la Ley de Educación Superior (21.091)
  • Precisar la noción de “inclusión” empleada en los distintos pasajes de la ley, toda vez que se refiere a inclusión de personas con discapacidades, al acceso de estudiantes, como término abierto, solamente delimitado a discriminaciones arbitrarias, entre otras.
  • Explicitar la necesidad de educación no sexista, y políticas transversales frente a los casos de violencia de género en las instituciones educativas universitarias y técnica como principio general del sistema
  • Considerar feminización de las carreras de Formación Técnico Profesional, y su impacto en el campo laboral.
  • Establecer en el Sistema Nacional de Aseguramiento de la Calidad de la Educación Superior la perspectiva de género respecto a las ideas de inclusión y equidad, de tal forma de luego hacerlas exigibles desde distintas dimensiones por la Superintendencia de Educación Superior.
  • Establecer como requisito para el financiamiento institucional para la gratuidad que las instituciones cuenten con unidades, planes y programas para una educación no sexista y espacios libres de violencia.
Anuncios

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s