Opinión

[OPINION] Un populista en La Moneda (por Aland Tapia)

De acuerdo al discurso de la cuenta presidencial, populista es aquel que le hace trampa a las instituciones, pasando por reforma aquello que debe ser por ley, es decir saltándose la iniciativa exclusiva del Presidente.

Este dijo anoche: “el mundo entero está siendo amenazado” por este fenómeno “que plantea siempre el camino fácil, de los derechos sin deberes, de los logros sin esfuerzo, el camino del progreso sin trabajo, de la reivindicación de los derechos propios sin respetar los derechos de los demás y de las promesas de soluciones fáciles a problemas difíciles”.

“Un camino que descalifica y estigmatiza a los oponentes y reemplaza los argumentos por las consignas, y el diálogo por las amenazas y la violencia”.

“Esos caminos que se visten con atractivas, pero falsas promesas sólo conducen al estancamiento, a la pobreza y a la frustración de los pueblos. Debemos resistir los cantos de sirenas que ofrecen atajos sin destino”.

Se equivoca, Presidente.

Uno de esos atajos fue el acuerdo del 15 de noviembre último, de hacer dos plebiscitos y cambiar la Constitución. Otro atajo fue el que usted hizo con el fondo de cesantía para enfrentar la crisis. El tercero, el del 10%, que a usted le viene perfecto, porque hasta ahora todo ha salido del bolsillo de las trabajadoras y trabajadores de Chile, porque en su discurso de anoche me pareció que con estas frases hacía alusión al impuesto del 2,5% a las fortunas de los súper ricos (que se discute en la Cámara), es decir, a ese impuesto que toca su propio bolsillo.

Presidente, seamos serios, usted está en el puñado de super ricos y no han puesto un solo peso en esta crisis, y eso que el dinero le sobra. Andrónico Luksic sería populista porque ha dicho que no se niega a discutir el 2.5%.

Anoche estas palabras del populismo las pronunciaba haciendo su propia defensa. ¿Será necesario recordarle cuántas veces usted ha tomado el “atajo”? Acá, para muestra, el botón de las acciones Chispas. Usted tiene prontuario en populismos, ¿o acaso su invento de Chilezuela no era eso?

Usted dice a los cuatro vientos que votó No a Pinochet, pero no movió un dedo por terminar con esa dictadura. ¿Cómo llamarle a eso? Ya anoche se subió al carro de los cambios aprobados en el Congreso a los que usted se opuso.

Lo desafío a asumir la derrota del próximo 25 de octubre, no sea cosa que vuelva a Plaza Italia, esta vez no sólo por una foto, sino para montarse en el caballo junto al general Baquedano, bandera en mano, gritando…”la Nueva Constitución es mía, se la firmo”.

Opinion_AlandTapia

Comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s