Destacado

Convencional María José Oyarzún comparte junto a residentes de Placilla ideas para garantizar el Derecho a la Vivienda Digna en la nueva Constitución

Vecinos y vecinas del sector afirmaron que, debido a las paupérrimas condiciones de sus viviendas, personas se han enfermado e incluso han fallecido. Señalaron la urgencia en tener una posición activa en la discusión de la nueva Constitución para que los derechos fundamentales que se vulneran en estos casos, no se sigan repitiendo.

Con el fin de compartir junto a habitantes de Placilla de Peñuelas en Valparaíso las distintas preocupaciones y urgencias sobre el Derecho a la Vivienda Digna en la nueva Constitución, es que la convencional del distrito 7, María José Oyarzún (RD) se reunió con diversos representantes de la comunidad, que además se ven afectados por paupérrimas condiciones de sus propios hogares desde hace meses. Al encuentro asistieron también Edgar Eldredge, presidente del Comité de Salud Cumbres de Placilla, y la candidata a diputada por el Distrito 7, Constanza Valdés.

Fue en marzo de este año que los residentes del condominio social Francisco I de Placilla denunciaron públicamente los severos daños que sufre la estructura de sus departamentos, que fueron entregados a sus propietarios hace aproximadamente tres años, perteneciendo la mayoría de ellos a damnificados del mega incendio de Valparaíso ocurrido en 2014. Sin embargo, apenas se trasladaron a este sitio notaron el deterioro de la estructura, resaltando la humedad impregnada en el concreto y filtraciones de agua de las cañerías, a lo que se sumó una plaga de ratones con el pasar del tiempo que no han podido erradicar.

Estos aspectos ya han sido denunciados al Servicio de Vivienda y Urbanismo (SERVIU), pero hasta el momento no han recibido una respuesta satisfactoria de las autoridades que implique una solución al problema estructural y, con ello, el traslado de las familias a un lugar seguro.

En esta línea, Oyarzún enfatizó que es urgente avanzar hacia una discusión profunda sobre el derecho a la vivienda que quede garantizado en la nueva Carta Magna, ya que “en nuestro país, los problemas que tienen los vecinos y vecinas de Placilla son comunes. Podemos encontrar en la mayoría de las comunas de la región problemas de habitabilidad porque, lamentablemente, la vivienda sigue siendo un mecanismo para obtener recursos”.

Es por lo anterior que se vuelve crucial que, en la discusión sobre el contenido de la nueva Constitución, que comenzará este 18 de octubre, se incorpore “el Derecho a la Vivienda Digna, a la Ciudad y al Buen Vivir. No basta simplemente con que algunos o algunas puedan acceder a una vivienda digna, sino que todos y todas tengamos la seguridad de que podemos vivir tranquilamente con nuestras familias”.

PERJUICIOS A LA SALUD

Una de las cuestiones más crudas para los vecinos y vecinas de Francisco I fueron las advertencias que entregaron a las autoridades sobre el daño a la salud que sufrían sus residentes, ya que las pésimas condiciones del inmueble les causaron enfermedades y profundizó en malestares que tuvieron un desenlace fatal.

Carolina Marín, una de las habitantes, cuenta que “la mayoría de las personas que tenemos el problema de los hongos es en los dormitorios principales, los dos últimos conectados con la parte exterior del recinto. Por eso, tenemos familias que están durmiendo en el living-comedor o en piezas más pequeñas, por lo que al final están en condiciones de hacinamiento ya que no pueden ocupar sus casas como corresponde”.

Sin embargo, esta situación empeoró con creces en el invierno, ya que “acá fallecieron dos personas que eran crónicos respiratorios, tenían varios problemas de salud, incluyendo ser oxígeno-dependientes. La humedad y los hongos agravó en mayor parte ese tipo de problemas, y terminaron falleciendo”.

La convencional del Frente Amplio fue enfática en señalar que es necesario prestar atención a los diversos derechos que se están pasando a llevar sólo con esta historia. En ese sentido, explica que “además del derecho a la vivienda hay varios derechos que aquí se están jugando. Uno tiene que ver con el derecho a la salud y a la ciudad, es decir, que podamos sentirnos conectados con los otros, que exista un colegio cerca de nuestra población, un CESFAM en el caso de tener una enfermedad, que tenga el transporte necesario que me lleve a mi vivienda. Nos estamos jugando derechos fundamentales”.

Marín aseguró que han tratado de contactarse con las autoridades pertinentes para buscar una solución al problema de fondo. Con eso, se refiere a la construcción de un proyecto nuevo y lejos del paño en el que se encuentra actualmente, pero las gestiones no les parecen convenientes. Afirmó que es necesario que “para realmente abordar el problema desde su raíz, se debe hacer un estudio de suelo y descubrir si el terreno es compatible para una construcción como esta. El decreto número 27, que contempla la reparación de la vivienda, solo sería una solución parche, ya que a largo plazo volveríamos a tener este tipo de problemas”.

Explicó que desde el SERVIU solo “han venido a escuchar, pero no a ofrecer una solución real al problema, que debería ser un intenso estudio de suelo, ya que para la reparación que el director de SERVIU quiere presentar solo se ha referido al decreto de reparación de este tipo de viviendas”, lo que les parece insuficiente.

Cabe destacar que en marzo de este año los habitantes afectados por estos problemas interpusieron una denuncia ante la Contraloría en contra de SERVIU por su falta de fiscalización en el proceso de construcción, así como contra la EGIS Aginva y la constructora Beltec por los daños que sufre la obra, ante la que no han recibido una respuesta contundente. También indicaron que existe la posibilidad de que Aginva sea la entidad a cargo de la posible reparación que pretende impulsar SERVIU, una realidad con la que los residentes no están de acuerdo debido a su responsabilidad actual, por lo que exigen que no sean ellos quienes se encarguen de aquella licitación en caso de que se realice de todas maneras.

Deja un comentario